Aspectos generales del Sistema solar.
Muchos de los contenidos de esta página han sido tomados de la web www.asteromia.net

Para empezar situándonos rápida y sencillamente, igual que sabemos en qué punto de la ciudad está el edificio o casa en la que sobrevivimos, y sabemos en qué punto del país está la ciudad, o en qué punto del mapamundi está el país, el Barrio planetario al que pertenece nuestro edificio esférico (planeta Tierra) está situado entre el Centro de la galaxia y la constelación de Orión. En la imagen que sigue podemos hacernos una idea con la órbita de la Tierra representando al Sistema planetario completo, aunque de una forma tremendamente exagerada en sus dimensiones. La Tierra, en el punto donde en la imagen la vemos, se sitúa los días 19 de junio:

La Tierra entre el Sol y el Centro galáctico

El espacio espacial es eso formado por las 3 primeras dimensiones de la realidad.

También en esa región de la dimensión espacial que llamamos "sistema solar" hay unas órbitas, y estas órbitas tienen relaciones de tamaño entre ellas y guardan unas distancias específicas entre las mismas. Y los planetas realizan movimientos de giro y traslación que combinados entre sí forman ciclos.

Un ciclo viene a ser sólo una mínima parte de un engranaje cósmico insospechadamente complejo, profundo y extenso desde los ciclos biológicos de nuestro organismo o los de esta Nave Tierra girando sobre sí misma 1 vez cada 24 horas, hasta el propio Centro galáctico que gira 1 vez mientras la Tierra realiza cientos de millones de ciclos orbitales en torno al Sol. Como cada parte del todo está interrelacionada con el todo, es razonable que en ese engranaje cada astro esté relacionado y sincronizado por su ciclo con el de todos los demás, algo inimaginable. La coordinación entre los ciclos de los astros ha de ser tan compleja que nuestra mente racional o intelectual no puede imaginarla ni recrearla (hacer un simulacro completo de ella), aunque sí poco a poco descubrirla reintegrando así la conciencia en la dinámica y conciencia universal.

La filosofía está escrita en este vasto libro que continuamente se ofrece a nuestros ojos (me refiero al universo), el cual, sin embargo, no se puede entender si no ha sido aprendido al comprender su lengua y a conocer el alfabeto en que está escrito. Y está escrito en el lenguaje de las matemáticas, siendo sus caracteres triángulos, círculos y otras figuras geométricas sin las cuales es imposible entender una sola palabra; sin ellos sólo se conseguiría vagar por oscuros laberintos.

En cuanto a los planetas, el hecho de que los llamemos así no significa que sean "PLANOS". Los planos realmente son las órbitas en las que los planetas circulan flotando en la levedad del espacio, el cielo espacial. Pisando tierra, lo que nos resulta plano es la superficie, lo que llamamos "suelo", sea de asfalto, cemento o de suelo natural. Pero si ampliamos nuestro campo de percepción disminuyendo el tamaño de lo que percibimos, comprobamos que tal superficie es curva, propia de una esfera tridimensional que flota en el Espacio formado por las 3 primeras dimensiones de la realidad.

La astronomía humana ha sumado tradicionalmente 9 planetas, a modo de 9 electrones de un átomo gigante, y como según la tabla de elementos químicos el flúor tiene 9 electrones, podríamos considerar al Sistema solar como una alegoría gigante de un átomo de Flúor. Modernamente se le ha restado 1 y también se le ha sumado 1. O si uno decide que el último electrón (Plutón) no es un electrón / planeta, también podemos ver al Sistema planetario como un átomo de Oxígeno, el 3er elemento más abundante en el Universo después del hidrógeno y el helio; de hecho el Sol sólo tiene un 0,77% de oxígeno aunque en la propia región espacial iluminada y calentada por la propia estrella sólo hay oxígeno en la atmósfera del planeta Aire que llamamos "Tierra". O también uno puede añadir otro electrón al átomo y llamarlo "Quirón" y convertir al Sistema solar en un átomo de Neón, que es el quinto elemento más abundante en el Universo. O si sumamos esos dos a los 9 tradicionales obtenemos un átomo cósmico de 11 electrones, como el Sodio, el cual existe en la estrella sol y se identifica con el color amarillo del espectro. Para varios gustos químicos según varios gustos humanos.

Nuestro Planeta flota en el Espacio junto con la Luna, la Estrella Sol y demás planetas.

Aquí ves el modo de la órbita de la Tierra con su eje inclinado, en torno al Sol, y la Luna en torno a ella.
Cuando el eje norte, por la inclinación del eje en sí, se aleja más del sol (lo vemos cuando se sitúa la Tierra en el área derecha), el sol ilumina más perpendicularmente el hemisferio sur terrestre (es el verano allá y el invierno en el hemisferio norte). Cuando el eje norte se acerca más al sol (se percibe inclinado hacia él), es el verano en el hemisferio norte, por incidir los rayos solares más perpendicularmente.
No es, pues, la cercanía al sol lo que genera el verano, sino la perpendicularidad de sus rayos. Precisamente el verano del hemisferio norte ocurre cuando estamos más alejados del sol, pues la órbita no es exactamente circular, sino elíptica o excéntrica, pero los rayos solares nos llegan con más perpendicularidad. Las radiaciones más tangenciales son debilitadas (desviadas) por la atmósfera terrestre.

 

Cuando "aterrizamos" en este planeta nos enteramos de su nombre y del de los demás: Mercurio, Marte, Júpiter, Saturno, Urano, Neptuno y Plutón. Son nombres propios de dioses (y demonios) de la antigua cultura romana. Otros como Selene (Luna), Venus o nuestra misma casa de aire y agua (la Tierra) tienen nombre femenino, de diosa. El de la Tierra es Gea o Gaia. Y el de la estrella también: Helios (Helios=Sol).

Aprendimos que ya había un grupo de 7 días que llamamos "semana" y cuyos nombres derivan de los nombres de los planetas (los conocidos en la antigüedad), derivados de los de aquellos dioses / demonios. Esta palabra (semana) deriva del latín "septimana", formada por el prefijo "sept" que significa "siete" (como con "septiembre"). Entre 365 días del año dan para 52 semanas: 13+13+13+13.

Tales nombres realmente se refieren a la estrella (el Sol), un satélite (la Luna) y 5 planetas, los más cercanos al Sol exceptuando a la Tierra. Tampoco existe un día dedicado a Urano, a Neptuno ni a Plutón, justamente los planetas que no podemos ver ni se conocían entonces.

Los nombres de los días de la semana derivan
de los nombres
de los 7 únicos astros visibles a ojo desnudo desde el planeta Tierra.

La lista no guarda el orden en el que están los cuerpos celestes en torno al Sol ni tampoco entorno a la propia Tierra. En la moderna cultura de herencia romana los nombres están asociados a la Luna, a Marte, a Mercurio, a Júpiter, a Venus, a Saturno y al Sol. En inglés el Lunes es Monday o "moon day", día de la luna, y la palabra month significa literalmente "lunar" (de Luna), si bien se traduce al castellano como "mes", y de hecho hace referencia a un mes lunar medio de 28 días (como las 28 falanges de los dedos de las manos).

El nombre Sábado tiene matiz religioso y procede del término hebreo sabbath que significa "descanso" según el mito de que el dios Yavé estableció a los hebreos el 7º día como día de descanso (se dice que Yavé descansó el 7º día tras crear el mundo). Y el día del Sol (antiguo Solis Dies) se dice Domingo en la cultura católica / cristiana, el "Día del Señor". En la cultura anglosajona el sábado se dice Saturday o "día de Saturno", y Sunday es "día del Sol". Y relacionando ambas culturas, también los hebreos consideraban al planeta Saturno el planeta santo (como el día santo que estableciera su Dios Yavé) y lo llamaban "Sabaoth", que es el último de los planetas visibles desde la Tierra.

Como vemos, el orden de los días de la semana es diferente al de los astros de los que toman los nombres. Si los días de la semana tuvieran el orden de estos, la semana sería así:

1º- Día del Sol (Sunday, Domingo)
2º- Miércoles (Mercurio)
3º- Viernes (Venus)
4º- Día de la Luna (Monday, Lunes)
5º- Martes (Marte)
6º- Jueves (Júpiter)
7º- Día de Saturno (Sabaoth, Saturday, Sábado)

Los nombres y el orden es una cuestión superflua. Lo que sí es fundamental para que "existan días" es que el planeta Tierra gire y se traslade. En la dimensión espacial "una semana" es 7 giros o rotaciones del planeta Tierra durante los que recorre la distancia equivalente a 13 soles. (Pon el cursor sobre la imagen siguiente):

En 7 giros / días (1 semana) la Nave Tierra recorre la distancia equivalente a 13 soles. Pon el cursor sobre la imagen (sin Clic).

¿Y si desde la Tierra se vieran 8 astros? ¿La semana sería de 8 días? ¿Y si 6? ¿Sería de 6 días? Lo cierto es que el número 7 divide bastante bien el año en 52 grupos o "septimanas" (13+13+13+13), y el cuádruple de 7 también, pues el 28 lo divide en 13 meses cuadrados (link a web en Red que amplía el cuadro que se muestra más adelante). No así el 12. La relación mínima y básica es 7 rotaciones y 13 soles.
Como se ve en la matriz (imagen siguiente), los comienzos de mes gregoriano forman una línea que cruza la matriz en diagonal. No es la matriz esencial, pero vale para comprobar la irregularidad de los meses del calendario romano gregoriano.

28 DÍAS (4 semanas)

(28 ROTACIONES DE LA TIERRA RECORRIENDO UNA DISTANCIA DE 52 SOLES)
    *1 2 3 4 5 6 7* *8 9 10 11 12 13 14* *15 16 17 18 19 20 21* *22 23 24 25 26 27 28*
1 ENE 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28
1
2 29 30 31 FEB 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25
1
3 26 27 28 MAR 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25
1
4 26 27 28 29 30 31 ABR 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22
1
M 5 23 24 25 26 27 28 29 30 MAY 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20
1
E 6 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 JUN 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17
1
S 7 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 JUL 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15
1
E 8 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 AGO 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12
1
S 9 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 21 SEP 2 3 4 5 6 7 8 9
1
  10 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 OCT 2 3 4 5 6 7
1
11 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 NOV 2 3 4
1
12 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 DIC 2
1
13 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30
  31 DICIEMBRE                                                

Subir

Podemos relacionar a los cuatro planetas interiores, rocosos y pequeños con un número popular: 666 (habla de él el libro del Apocalipsis). Este número tiene sentido entre las órbitas planetarias pues como "pormilaje" es 2 tercios de cada órbita, el 666 por mil. En relación con la Tierra y Venus, es el porcentaje de órbita que la Tierra recorre durante 243 días, que es 1 día de Venus. Es decir, que si dividimos la órbita de la Tierra en 1000 partes, 666 corresponden a lo que recorre la Tierra durante 243 días. También el planeta Mercurio cumple 1 giro suyo cada 666 por mil (2 tercios) de su órbita. En relación con el planeta Marte, éste cumple 666 giros completos a cada órbita suya al Sol (durante la que la Tierra cubre un poco más de 666 grados de órbita = 1,88 órbitas). ¿Y nosotros? En nuestra "guerra" cotidiana, ocupamos 16 horas en nuestras actividades durante la vigilia, y 16 horas son 2 tercios del día, el 666,6 por mil.
.
Así encontramos el número 666 en relación con el giro de cuatro planetas: Marte, Tierra, Venus y Mercurio. Quizá esa popularmente "terrorífica" cifra esté oculta entre más tipos de relaciones entre astros. La circunferencia del Sol es divisible en 666 partes de 6.566 km cada una.

Recientemente se descubrió otro cuerpo esférico en el Sistema planetario. El 1 de noviembre de 1977, Charles Thomas Kowal, un astrónomo estadounidense "cazador" de satélites, asteroides y cometas, descubrió en el Sistema solar un cuerpo celeste que la autoridad en materia astronómica ha catalogado como planeta menor e híbrido de asteroide y cometa, y como el 10º cuerpo del Sistema planetario solar. Se le denominó Quirón, y circula en una órbita muy excéntrica cuyo punto más alejado del Sol (afelio) está entre las órbitas de Saturno y Urano (más cerca de la de Urano) y su punto más cercano al Sol (perihelio) queda entre las órbitas de Júpiter y Saturno (más cerca de la de Saturno). Se le ha dado la categoría de "centauro". La razón de que los astrónomos le pusieran ese nombre es que un centauro tiene una doble naturaleza, de hombre y caballo, pero vinculado a que es considerado mitad asteroide y mitad cometa. Aquel día 1 de noviembre del 77, desde la Tierra se veía precisamente a Urano como el planeta más cercano al Sol. 3 días después el Sol alcanzó a Urano y fue el fin e inicio de un ciclo sinódico de Urano.

En cuanto a Plutón, aunque más pequeño que la Luna, también es esférico. A finales de 2007 cruzó por el punto de su órbita que pasa por la línea Sol / Centro galáctico. Digamos que acaba de cumplir su órbita al Sol teniendo en cuenta también al Centro galáctico. Concretamente, desde Tierra, el 20 de diciembre de 2007 (solsticio) y mirando hacia el Sol, si se pudiera distinguir el cielo estrellado y a los planetas a la luz del Sol, se habría podido ver al Sol en mitad de la franja de la Vía Láctea, justo sobre el Centro galáctico, y a Plutón por encima del Sol en su propio meridiano celeste y coincidiendo con Júpiter y con Mercurio. Y no sólo eso sino que detrás de la Tierra estaba Marte. Es decir que una línea cósmica formada por Marte, Tierra, Sol, Mercurio, Sol, Júpiter y Plutón estaba alineada hacia el Centro galáctico. Otra forma de decirlo es que el 20 de diciembre de 2007, el planeta más pequeño del Sistema solar, Plutón, y el más grande del Sistema solar, Júpiter, cruzaron entre el Sol y el Centro de la Galaxia. Júpiter lo hace cada casi 12 años (11,86), pero Plutón cada 248 años! Y la coincidencia de ambos ocurre en un periodo mucho más amplio....

Los planetas no colisionan porque a la vez que circulan en torno al centro común, circulan en su propia órbita particular. Combinan armoniosamente lo común y lo particular. Sus encuentros o citas son alineaciones al mismo lado del Sol (o cuando no están alineados con el Sol pero sí tres o más entre sí), y el periodo entre dos alineaciones forma los llamados ciclos sinódicos. Son efectos del Orden universal en el que circulan, la dinámica del caos, la libertad universal.

Una vez se alinearon todos los planetas (excepto Plutón). Fue el año 878 de la era cristiana:

Año

Subir

LOS RELOJEROS IMITAN AL SISTEMA SOLAR

Los planetas están en los extremos visibles de agujas invisibles que parten del mismo centro. En este Reloj del Sistema Planetario Solar puedes ver las agujas "invisibles" de los planetas Mercurio, Venus, Tierra y Marte. Cada movimiento de la aguja azul, la que representa al Radio de la órbita de la Tierra, avanza el equivalente a 30 días, y las demás agujas siguen más o menos la cadencia proporcional.

Nosotros estamos ahora en el Planeta que está en el extremo de una de esas agujas, concretamente en la tercera. Estamos inmersos en un gigantesco reloj. El Reloj del Sistema Planetario Solar es dinámico, flexible, obedeciendo al orden del caos de las fuerzas naturales de atracción, compensación y repulsión, o de presión y gravedad, en plena libertad en el mismo Espacio en que flota y gira y se traslada... el Planeta cuya superficie pisamos.

En la animación a la derecha se muestra de una forma simple la diferencia de velocidad de traslación de los cuatro planetas interiores como si estuvieran en la misma órbita. La aguja azul representa a la Tierra.

Las agujas de cualquier reloj mecánico se desplazan en sentido contrario al de traslación de los planetas, e incluso en sentido contrario al del giro de la Tierra y al de su traslación, al del giro de la Luna y su traslación y, en fin, al movimiento de todos los planetas, excepto al giro o rotación de Venus. Y también, mientras en el reloj la aguja más rápida es la más larga, es al contrario que en el Sistema Solar, pues el planeta más cercano, Mercurio, cuya órbita es el radio más corto, es el más rápido por razones obvias y naturales (aguja amarilla). Venus= aguja blanca, Martes la roja.
.

Pero hemos transferido al reloj características que indican aspectos naturales de la propia Tierra como aguja cósmica desplazándose en su órbita. Así, si el reloj tiene un punto de referencia que es "en punto" es porque es una imitación artificial del Punto de la órbita de la Tierra que es el de referencia, un punto no conocido en general. Se trata del Punto que señala al Centro de la Galaxia. La línea que une a éste con el Sol intercepta en la órbita de la Tierra en un punto por el que pasamos cada 19 de junio (y 19 de diciembre, media órbita o medio año o 6 meses después). Los demás planetas cruzan por esa línea en periodos diferentes desde cada 44 días Mercurio hasta 125 años Plutón.

Así mismo el reloj se divide en 4 cuartos, también una imitación de las 4 secciones en que se divide la órbita de la Tierra y que conocemos por las Cuatro Estaciones y que es debido a que el Planeta está inclinado y marca 4 momentos y puntos especiales que son los...
Dos solsticios (El solsticio es un fenómeno natural cuya causa es que el Eje de rotación del planeta no forma ángulo recto con el plano de su órbita mientras el planeta se desplaza con inclinación fija y dando círculos en torno a un centro, el Sol. Los solsticios los marca el punto más alejado del ecuador terrestre donde incide verticalmente el Sol; ocurren el 21 de junio y 21 de diciembre. Las franjas terrestres situadas entre el Ecuador y la línea que marcan los solsticios, se denominan "Trópicos".) y...
Dos equinoccios, que ocurren cuando el sol incide perpendicularmente sobre el Ecuador terrestre (que no significa que el eje terrestre esté vertical respecto del plano de la órbita, sino perpendicular a los rayos del Sol), dando lugar a que los días sean de igual duración que las noches (equi noccio). Ocurren los días 21 de marzo y 21 de septiembre.
La imagen Flash que sigue nos muestra este proceso de los equinoccios y solsticios:

Esta película anterior es la que veríamos si observáramos el lado del amanecer de la Tierra durante toda su órbita (un año) cuando África está en el mediodía.
Y esta otra imagen flash que sigue va mostrando el cambio de incidencia de los rayos solares desde el solsticio de diciembre al equinoccio de primavera. En el solsticio de diciembre, el eje terrestre se inclina alejándose del Sol en punto norte y aproximándose el punto sur, por lo cual los rayos solares no son perpendiculares al eje terrestre (al igual que en el solsticio de junio), pero en el equinoccio de marzo ( y lo mismo en el de septiembre), si bien el eje terrestre mantiene la misma inclinación (oblicua respecto del plano de traslación u órbita), los rayos solares sí son perpendiculares al eje.

Esta otra imagen muestra los grados de inclinación del eje terrestre:

Subir

ÓRBITAS DEL SISTEMA PLANETARIO

El Sistema Planetario en el que flota el Planeta Tierra tiene una estructura definida por dos sectores interior y exterior en los que están los planetas pequeños y rocosos (o acuosos y aéreos también, en caso del Planeta Tierra) y los planetas grandes y gaseosos, y más allá de estos otro cuerpo diminuto llamado Plutón, y otros aún más allá. Ambos sectores están separados por un cinturón de restos llamados "asteroides" (órbita señalada con color violado) entre la órbita de Marte y la de Júpiter.

Una teoría dice que tales restos (los asteroides) son los de un antiguo planeta destruido llamado "Marduk" o "Maldek". Entre las más profundas raíces de ciertas culturas se encuentran referencias. También se cree que consiste en material que no pudo formase como cuerpo planetario debido a la influencia gravitatoria de Júpiter y que de haberse formado hubiera tenido la mitad del tamaño de la Luna. Los observadores han contado unos 35.000 con órbitas definidas.

El Sistema solar mide la 800ª parte de 1 año luz.
Un año luz es un concepto íntimamente ligado a la amplitud de la órbita de la Tierra. Está definida como la distancia que recorre un rayo de luz en 1 año. Así que "año luz" es la distancia que recorre un rayo de luz durante 1 órbita de la Tierra, y mientras el planeta se desplaza en círculo a 30 km/seg., la luz lo hace en línea recta a 300.000 km/seg. Por eso la luz recorre una distancia 10.000 veces mayor que la que recorre la Nave Tierra durante su órbita (en 1 año nuestro). O dicho de otra forma:

En la última órbita del planeta Tierra al Sol (en el último año), un rayo de luz ha recorrido (en línea) el mismo número de km que el planeta ha recorrido en las últimas 10.000 órbitas (10.000 años) al Sol.

También por eso la distancia en km recorrida por la luz en 1 año es fractal (figura que se repite a diferentes escalas) de la longitud de la órbita de la Tierra medida en km.

Entre las órbitas de Saturno y Urano está la órbita de Quirón (un cuerpo definido como "planeta menor" por el organismo oficial científico). Aquí vemos la órbita de Quirón entre la de Saturno y Urano:

El astrónomo Johannes Kepler dedujo 3 leyes del movimiento de los planetas y de la escala de las órbitas. La 3ª es la de que los CUADRADOS de los periodos de los planetas son proporcionales a los CUBOS de sus distancias medias al Sol. Esto expresa cierta armonía temporal (periodo) y espacial (distancia) entre cada uno de los planetas con su periodo orbital y la amplitud de su órbita. El periodo de los planetas es el número de años (terrestres) que tardan en dar su órbita al Sol, y la distancia media al Sol es medida usando el radio de la órbita de la Tierra como unidad (técnicamente Unidades Astronómicas o U.A.).

Podemos comprobar esta ley deducida por Kepler con un sencillo ejemplo, como el del planeta Urano y su órbita.

Distancia entre el Sol y la órbita de Urano: 19,19 radios de la órbita terrestre (U.A.)
Periodo de la órbita de Urano: 84 años

CUBO de 19,19
19,19 x 19,19 x 19,19 = 7.067
CUADRADO de 84:
84 x 84 = 7.056

Así, 7.056 y 7.067 es prácticamente lo mismo.

Subir

RADIOS Y DIÁMETROS DE LAS ÓRBITAS DEL SISTEMA PLANETARIO

La distancia desde cualquier órbita hasta el Centro (la Estrella) es el Radio de la órbita.

Mientras el radio de la órbita más cercana (la de Mercurio) mide 59 millones de kilómetros, el radio de la órbita más alejada (la de Plutón) mide prácticamente 100 veces más: 5.900 millones. ¡Como el centímetro de 1 metro! Así, podríamos usar el radio de la órbita de Mercurio como unidad métrica para hacer medidas en el Sistema solar de una forma que nos sea familiar. Esas "millonarias cifras interplanetarias" en kilómetros se nos salen mucho más allá de nuestra comprensión racional, de modo que usando "millones" no podemos hacernos una idea objetiva. Podemos usar otra escala numérica, la de la luz. Así, en tramos de 300.000 km (metro-luz, la distancia que recorre un rayo del sol en 1 segundo) los radios de las órbitas de Mercurio y Plutón miden 196'666 metros-luz y 19.666 metros-luz respectivamente.

En la siguiente imagen podemos hacernos una idea de lo que son 300.000 km en referencia al segundo y al tamaño del Planeta en el que estamos.

Durante este segundo un rayo de luz cubre una distancia equivalente a 23'5 Tierras seguidas. La propia Nave Tierra tarda 2 horas y 46 minutos en recorrer esa misma distancia. Son 166 minutos, que son 10.000 segundos. De hecho, un rayo de luz viaja a un ritmo 10.000 mayor que el de la Nave Tierra. Y 16'6 minutos (1000 segundos) es lo que acaba de tardar ese mismo rayo en cubrir el diámetro de la órbita de la Tierra.
A esos 1000 segundos también podemos tomarlos como 1000 metros-luz, y tal como hacemos con los metros "humanos", 1000 metros-luz hacen 1 km-luz. Es una medida "redonda" para el diámetro de la órbita de la Tierra, de modo que podemos usar a la propia órbita de la Tierra como otra unidad métrica mayor en el Sistema Solar: 1 KILÓMETRO-LUZ.

En el argot de los astrónomos se usa el término U.A. (Unidad Astronómica) para hacer referencia a la distancia entre la Tierra y el Sol (radio de la órbita de la Tierra), aunque no hay una unidad de medida establecida para el diámetro de la órbita de la Tierra que, usando metros-luz, nos sale como 1 km-luz (recorrido por un rayo de luz en 1000 segundos, 16'666 minutos). Así, todas las medidas en U.A. son la mitad de 1 Km-Luz.
Los profesionales de la astronomía y la astrofísica emplean el concepto de "segundo luz", definido como la DISTANCIA que recorre un rayo de luz en 1 segundo. Así, a la DISTANCIA que recorre un rayo de luz durante todos los segundos del año le llaman "año luz". Ese "año" es una órbita de la Tierra.

También usando un lenguaje simple y universal, el gráfico, podemos hacernos una idea comparativa de los radios de las órbitas:

Comparación de los Radios de las órbitas

El radio de la 7ª órbita (la de Urano) mide la mitad que el radio de la última órbita (la de Plutón).En otras palabras: La distancia entre el Sol y Plutón es el doble que entre el Sol y Urano.

Y ahora, un hermoso (y lógico) juego geométrico, pues si doblamos la longitud de esos planos y los convertimos en diámetros y los distribuimos esos planos horizontales (de tamaños proporcionales a los reales) en vertical y a sus distancias proporcionales a las reales, formamos las secciones de un triángulo en cuyo vértice está el Sol. La belleza (por otra parte responde a la lógica) es que los planos de las órbitas encajan con precisión en un triángulo cuya altura es la mitad de su base, lo que significa que el ángulo del vértice superior es recto (90º) y los otros dos son la mitad (45º).

Sistema solar convertido en Pirámide

Ese triángulo sólo es la cuarta parte de la siguiente figura que muestra las 9 órbitas de los 9 planetas inscritas en sus correspondientes cuadrados.

Subir

AFELIOS Y PERIHELIOS DE LAS ÓRBITAS DEL SISTEMA PLANETARIO

Quizás en el Espacio no existe una órbita racional ("perfecta") como esos círculos "perfectos" que podemos trazar con un compás. De hecho es natural que cada órbita sea elíptica y excéntrica (e inclinada) en menor o mayor grado que las demás. En este sentido el universo no es racional; otra cosa es que expresemos la realidad universal con ideas racionales.

La elipticidad hace que cada órbita tenga dos puntos en los que su planeta alcanza el punto más cercano y más lejano del centro. Técnicamente, en el argot astronómico y astrológico, se les llama "perihelio" y "afelio" con respecto al Sol . En caso de la Tierra, ésta alcanza su perihelio cada 4 de enero, y su afelio cada 4 de julio.

Esta es una imagen de las referencias de los afelios y perihelios de los cuatro planetas interiores y proyectando dichos puntos hacia los puntos de la órbita de la Tierra que podemos identificar con fechas gregorianas, lo cual nos informa más que unas cifras de distancias en millones de km. Las líneas punteadas de color verde (cruz y cuadrado) tienen en su centro al sol, para apreciar mejor la excentricidad de las órbitas.

ÓRBITAS INCLINADAS

A la excentricidad de las órbitas se une la inclinación en mayor o menor ángulo respecto al Plano ideal medio del sistema de órbitas. La de Urano es la más cercana a la "perfección racional". La de Plutón (el cuerpo más alejado) lo está en 17 grados. La de Mercurio (el planeta más cercano al Sol) está 7 grados inclinada.

Todas están congregadas casi al mismo ras de un Plano ideal en cuyo centro está la Estrella Sol, y podemos considerar tal plano como el propio de la órbita de la Tierra. A su vez, este Plano del Sistema está inclinado respecto al Plano de la Galaxia, el que podemos tomar como base. Y por supuesto, a su vez, el planeta Tierra está inclinado respecto al plano de su propia órbita. Así, es de comprender que desde la Tierra veamos a la Galaxia Vía Láctea como una franja inclinada.

Subir

CICLOS DE LOS DOS GRUPOS DE PLANETAS

Los ciclos planetarios se miden en base al tiempo (días o años terrestres) que tardan en completar sus órbitas y en la coordinación y sincronización de los ciclos de dos o más planetas, lo cual da lugar a ciclos mayores. Entre estos ciclos se encuentra el orden armonioso del universo, un orden que no es racional (ni irracional) porque responde a la dinámica de la energía, no a patrones racionales diseñados por nosotros.

Evidentemente, para los Mayas Clásicos más importante que adquirir territorios y hacer la guerra, fue la necesidad de rastrear los ciclos del planeta Tierra mediante un singular sistema de matemáticas. El objetivo de este bien elaborado sistema para la conservación de la información parece haber sido la relación recíproca de los ciclos terrestres y de los otros planetas dentro de nuestro sistema solar, con la matriz armónica de un programa maestro. Esta matriz, que abarca los armónicos cíclicos de los planetas que están dentro de nuestro sistema solar, era de naturaleza galáctica, ya que ésta representaba una perspectiva más grande y más amplia que la que pudiera obtenerse desde dentro de nuestro sistema solar.

Los periodos de órbita de los planetas se miden en años. Son estos:

Mercurio
88 días
Venus
224,7 días
Tierra
365,2422 días (1 año)
Marte
1,88 años (687 días)
Júpiter
11,86 años (4.332 días)
Saturno
29,5 años (10.775 días)
Urano
84 años (30.680 días)
Neptuno
165 años (60.265 días)
Plutón
248 años (90.580 días)

El Sistema planetario solar está dividido en dos regiones: la región orbital de los planetas interiores y rocosos como Mercurio, Venus, Tierra y Marte, y la región orbital de los planetas exteriores y gaseosos, los grandes Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno, sin olvidar a Plutón.
Cada grupo tiene su propio patrón cíclico, aunque no de la misma estructura.

EL CICLO DE LOS 4 INTERIORES, ROCOSOS Y PEQUEÑOS.-

La estructura y periodo del ciclo de los 4 planetas interiores está definida por los dos momentos y puntos de sus órbitas en los que se alinean al mismo lado del Sol, como las tres agujas del reloj en "en punto" cada 12 horas. Esta situación de los 4 pequeños planetas ocurre cada 1.514 años. La última vez ocurrió en el año 886 (hace 1.123 años), y la próxima ocurre en el 2.400 (dentro de 391 años).

1.514 años son:
6.284 órbitas de Mercurio
2.461 órbitas de Venus
1.514 órbitas de la Tierra
805 órbitas de Marte

Los 4 pequeños planetas, durante esos 1.514 años, tienden a alinearse en la misma línea que une al Sol y las Pléyades (Alción). Si vas haciendo Clic sobre la imagen del Sol, puedes comprobarlo. La última vez se alinearon en el año 886. El punto de intersección entre la órbita de la Tierra y esa línea Sol-Alción corresponde actualmente al 20 de noviembre.

Actualmente la Tierra forma línea con el Sol y con las Pléyades cada 20 de mayo. Casualmente, este año 2011, el día 20 de mayo los cuatro pequeños planetas se alinean entre sí, aunque no con el Sol (lo muestra la siguiente imagen). Y aunque no aparezca en esta imagen, entre los días 12 y 20 de mayo de 2011 también estaba Júpiter alineado con estos otros planetas. Ocurría todo esto en torno al ya famoso 15M, conocido por el movimiento reivindicativo de "Los Indignados" con la situación política mundial:

Vista de la alineación de los 4 planetas interiores el 20 de mayo de 2011 y la Tierra con las Pléyades. Cada 1.514 años.

EL CICLO DE LOS 4 EXTERIORES, GASEOSOS Y GRANDES.-

Cada 4.628 años los 4 grandes regresan a la misma disposición entre sí mismos, pero no lo hacen en el mismo punto de sus órbitas sino unos 90 grados más adelante. Esto significa que para que regresen al mismo punto inicial han de realizar 4 de esos ciclos de 4.628 años (18.512 años).

En la siguiente doble imagen vemos a los 4 grandes cuando estaban formando dobles parejas opuestas Neptuno/Saturno y Urano/Júpiter. La primera escena corresponde al momento en que en la memoria cronológica de los humanos que habitaban en ese puntito etiquetado como "Earth" era el año 3.751 años antes de que se iniciara la Era cristiana. Si pasas el cursor del ratón sobre la imagen, los 4 grandes aparecen 4.628 años después en sus mismos emparejamientos aunque... unos 90 grados más adelante.

Posiciones de los 4 grandes en el año 3.751 a.e.c. y 887 d.e.c. (la diferencia es de 4.628 años)

En la siguiente doble imagen pasan otros 4.628 años, tras los que mantienen sus mismas posiciones relativas aunque han terminado, de nuevo, unos 90º más (1 cuarto de órbita) en el mismo sentido de sus traslaciones.

Posiciones de los 4 grandes en el año 5.505 d.e.c.

Subir