> ir al Portal "Reencarnación" <
> ir a "Relación de Contenidos" <

Aquí tienes lo siguiente:


09) ¿Qué papel juega nuestra familia en la vida actual?
* * Ningún valor humano es propiedad individual.
* * ¿Elegimos a nuestra Familia terrena?
* * ¿Por qué a veces sentimos no ser de nuestra familia?

10) ¿Cómo influye en la vida presente lo que antes fuimos?
* * El hoy lo construimos con lo que ayer hicimos.

11) ¿Qué sentido tiene la vida en un cuerpo físico?
* * El Cuerpo es la herramienta de evolución de la Conciencia.

12) ¿Es < la muerte > algo necesario en < la vida >?
* * La Muerte es sólo la desconexión profunda de la Conciencia.

13) ¿Hay contradicción entre lo cristiano y lo reencarnatorio?
* * Desde lo reencarnatorio, lo espiritual alcanza a ser "comprensible".

Regresa a "Relación de Contenidos" para pedir otros diferentes.

09) ¿Qué papel juega nuestra familia en la vida actual?

* * Ningún valor humano es propiedad individual.

      Todos los miembro de una familia colaboran en las posibilidades de ser que cada uno de ellos trae como inercia de vida en la personalidad que viene a expresar. Esto es posible gracias a lo que vengo a llamar "trasvases" de energías, valores o modos de ser.

      Cuando ingresamos (o constituimos) en una familia al nacer (y ya desde el inicio de la concepción), los valores que atraemos como individuo humano pasan a formar parte del colectivo familiar.

      Cada miembro del colectivo irá acaparando para sí lo que le es más propio a lo cultivado en sí, es decir, que cada persona va dando vida en ella a las energías psíquicas o valores humanos más afines a la condición de ser que ha ido cultivando en sus sucesivas vidas.

      Con nuestro ingreso adquirimos la posibilidad de alimentar en nosotros aquellos valores que desestiman en ellos los demás miembros (por las inercias de sus modos de ser), de donde nos surge la posibilidad de destacar humanamente en un valor o condición de ser. Pero también podemos llegar a acaparar en nosotros valores que precisarían los demás para poder poner acierto y más armonía en sus vidas. Esto último ocurriría en los miembros que no tienen cultivado en sí esos concretos valores, pero que al ser inherentes a su condición humana, los canalizaron hacia el colectivo familiar, procedentes de la atmósfera psíquica humana terrestre. [Sobre esto podemos ver más en "Cuando un Alma ingresa en la Tierra", del Tema 2]

      Por tanto, "lo que podemos llegar a expresar" como cualidad personal, se deberá a nuestra inercia cultivada; pero "la capacidad de llevarlo a efecto" nos la otorgan aquellos que no usan para sí de esos valores que el Colectivo atrae hacia su núcleo.

      Donde veamos una persona "prepotente" en algo (mucha inteligencia, mucha bondad, mucha responsabilidad, mucha ...), podremos decir sin miedo a equivocarnos, que cerca de él y vinculado por algún tipo de lazo emocional (generalmente familiar), hay otra (u otras) persona con carencia notoria de aquello. Así pues, el orgullo y la vanidad que puedan desarrollarse por los modos de ser, estar o tener, son pura falacia y fruto de la ignorancia humana con base en la soberbia o sentimiento ficticio de prepotencia individual.

      Nadie tiene, pues, realidad de ser a partir sólo de sí mismo, pues somos el fruto de la interacción de valores colectivos, es decir, que somos el fruto de las mutuas influencias que surgen con motivo de los acaparamientos y de las cesiones que motivamos dentro de cada colectivo.

Subir

* * ¿Elegimos a nuestra Familia terrena?

      Las almas, como ocurre en los reinos inferiores (a los que llamamos vegetal y animal, por ejemplo), cuando no han alcanzado aún un grado de conciencia con capacidad para su propia dirección, son conducidas por grupos de entidades superiores dentro de lo que venimos a llamar Conciencia Colectiva.

      En la condición humana, a medida que las almas van adquiriendo un mínimo de capacidad de autodeterminación, van ensayando decisiones un tanto individuales (aunque siempre dentro del contexto de necesidades del Colectivo donde vienen a formar parte en su proceso de desarrollo).

      Con esto vengo a decir que según sea la capacidad de un alma, estará más o menos en su posibilidad de determinación la familia donde venga a ingresar. Algo análogo a lo que ocurre cuando en nuestra infancia somos conducidos a un colegio u otro, en función del criterio de nuestros padres. Mas cuando adquirimos más edad, terminamos siendo nosotros mismos los que decidimos a qué escuela o universidad seguiremos yendo.

      “Como es arriba, es abajo”, “como es dentro, es fuera”, son expresiones que nos vienen a decir que si sabemos ir encontrando la oportuna correlación que entre “todo” existe, en una vida física podremos hallar mucha comprensión de cómo discurre la Vida en los diferentes planos de expresión o existencia material, pues el Objetivo es siempre el mismo: Ir desarrollando la propia Conciencia de Sí misma de cada Alma, en cuanto a Realidad Individual y Colectiva a un mismo tiempo, con base en su esencialidad creadora desde el Amor.


Subir

* * ¿Por qué a veces sentimos no ser de nuestra familia?

      Si tenemos en cuenta que la ley inmersa en la naturaleza de la Vida es el Amor, no es de extrañar que Ella misma establezca los modos de ir procurando que Aquel tenga lugar paulatinamente en todas las Almas que pueblan el Universo.

      Hace ya 2000 años que fue dicho lo siguiente: "De aquí en adelante, los enemigos del hombre serán los de su casa". Si logramos comprenderlo, veremos el alto sentido que tiene en ese objetivo vital antes mencionado.

      El alma no se cultiva en el bienestar ni en el halago, sino en la dificultad y ante el cuestionamiento de su verdad. Toda la evolución animada, y ya desde lo mineral y lo vegetal, ha venido siendo un ir puliendo las aristas de nuestra estructura, que nos ha ido sabiendo situar ante constantes nuevas circunstancias.

      La condición humana no iba a ser menos, y es así como las almas que han de ir sabiéndose situar de mejor manera ante aquellas otras con las que han tenido roces, dicotomías o enfrentamientos, se vean de alguna manera forzadas a procurar pulir los mismos.

      De esta manera, es muy corriente observar en una misma familia a individuos muy opuestos entre sí, y no precisamente lo que pudiera pensarse que debería existir de analogía y empatías entre ellos.

      Las diferentes inercias de comportamiento que caracterizan a cada individuo de los que pueden formar un mismo núcleo familiar, posibilitan dos cosas importantes:
      La primera es que cada cual puede cultivar el potenciar (extremarse) aún más en su modo peculiar de ser; y la segunda sería el ir posibilitándose un acercamiento entre esos modos diferentes y, en ocasiones, bien contrapuestos.

      Según como sean las relaciones de comunicación entre esos miembros familiares, se irá dando una u otra forma de las mencionadas, al igual que ocurre con los modos de comunicación entre los que configuran la Pareja humana.

      En las posibilidades de cómo discurra ese modo de relación y sus influencias respectivas, va a influir el proyecto con el que cada alma ingresa en ese grupo familiar, así como en las posibilidades reales que tenga para llevarlo adelante una vez situada el alma en el nivel encarnado, donde se pierde mucho de lo que fueren meros propósitos sin base en trabajos internos ya desarrollados para llevarlos adelante.

      Así pues, en una misma familia pueden confluir almas con algunos sentimientos afines, y otras que no los tengan, pues como he dicho, el grupo familiar no toma ya sentido en lo humano para desarrollar aptitudes y actitudes análogas, sino para posibilitarse entre ellos la conducción creciente o decreciente de valores humanos específicos, donde con facilidad hallaremos modos de ser antagónicos. En las propias circunstancias que caractericen a cada embarazo (cada gestación) podremos ya ir percibiendo connotaciones importantes que caracterizarán la vida del alma cuyo cuerpo se gesta. [Sobre esto podemos ver más en "Cada alma infunde sus rasgos al que será su cuerpo", del Tema 2]

Subir
10) ¿Cómo influye en la vida presente lo que antes fuimos?

* * El hoy lo construimos con lo que ayer hicimos.

      Con nuestro presente construimos nuestro mañana, tanto en nuestro cuerpo, como en nuestra psique, y así mismo también en cada una de las circunstancias que rodearán a cada instante de nuestra vida futura.

      Así pues, con nuestro hoy, nos constituimos en los arquitectos de nuestro mañana. Un "mañana" no circunscrito necesariamente dentro del tiempo de una vida encarnada.

      Los procesos del Alma están más allá del tiempo terreno, y es así que lo que vamos generando se irá presentando cuando vaya tomando sentido en el contexto general de las experiencias del alma.

      No cabe, pues, culpar a la casualidad lo que nos deparará el Destino, tanto si contemplamos lo que ocurre en la salud de nuestro cuerpo, como en nuestra condición familiar, como en nuestra vida laboral, económica o social.

      Nuestras circunstancias personales y externas son "los aspectos de nuestras inercias internas que buscan el terreno propicio para manifestarse", a fin de que vayamos tomando conciencia de lo que en ellos existe, con lo cual, pasaremos a experimentar lo que en nosotros está en la posibilidad de generar.

      La Vida es el espejo de sí misma. No hay dentro y fuera como algo diferente de una misma cosa. Nuestra condición de Individualidad es "la estructura de Conciencia" que genera el Alma para percibirse en los Valores o atributos de su Potencialidad que va alcanzando a manifestar; por tanto, su entorno será el modo de manifestarse ante sí misma y donde aprecia su desarrollo.

Subir
11) ¿Qué sentido tiene la vida en un cuerpo físico?

* * El Cuerpo es la herramienta de evolución de la Conciencia.

      El Cuerpo físico permite al alma tomar conciencia de su evolución alcanzada, al mismo tiempo que le permite avanzar en la misma.

      Esto se consigue con el sometimiento a las leyes de la finitud en lo temporal y en lo espacial, coordenadas esenciales para generar la estructura organizada de la mente.

      En ese proceso, el Alma se auto limita en sus posibilidades de expresión de su amplio potencial, adquiriendo la capacidad de "unidireccionalidad" para ir desarrollando cualidades específicas.

      En la Mente todo puede ser capaz a un mismo tiempo o casi en un mismo instante, pero la materialización de la idea requiere esas coordenadas de tiempo y de espacio. Con ellas lo mental se condiciona a pautas encadenadas (enlazadas) y se hace posible la insistencia de la acción para que las inercias de la personalidad (dispersas por la mente) vayan pudiendo ser reconsideradas y reconducidas.

      En esas reconsideraciones reiteradas está la posibilidad de transformación de la inercia mental, es decir, del instinto de la personalidad que viene a seguir evolucionando.

Subir
12) ¿Es < la muerte > algo necesario en < la vida >?

* * La Muerte es sólo la desconexión profunda de la Conciencia.

      En la contemplación de los efectos de la sucesión de los días y las noches en la vida de una persona, obtenemos la comprensión de la necesidad de la sucesión de muertes y renacimientos.

      En los días, "experimenta" nuestra Conciencia; en las noches, "metaboliza esas experiencias" y las incorpora a nuestro instinto o tendencia natural. Mas para que este metabolismo sea correcto y eficiente, precisa de la desconexión plena de la conciencia física cada cierto "periodo de experiencias".

      Así pues, para aprovechar lo ingerido a lo largo de toda una vida, en lo que el cuerpo ha sido sólo la herramienta válida para tal ingestión de experiencia de ser, se necesita desconectarnos "plenamente" de cada estructura física que intervino en esos desarrollos concienciales, y éstas la forman todas y cada una de las células que constituyen el cuerpo, al cual hemos de abandonar totalmente.

      Al igual que son necesarias las noches para poder desconectarnos de la tarea cotidiana y retomarla con nuevas fuerzas y posible nuevo enfoque al día siguiente, de igual manera ocurre con nuestra aplicación en el periodo al que llamamos "una vida" (encarnada). Proseguirlas ininterrumpidamente, podemos imaginar a qué conduciría. Pretender que el cuerpo se mantenga eternamente "presente" es sólo el fruto de la incomprensión de la esencia y función del mismo, y supeditar la "existencia" a la simple presencia física material.

      Nuestro modo de ser, generará posteriormente el cuerpo que caracteriza a nuestra personalidad, valiéndose de la genética progenitora oportuna y de la conveniente y oportuna influencia en la madre gestante para que ésta opere en sus hábitos los cambios de todo aquello que requiera una adecuación para la personalidad que está gestando en su vientre.

      Podemos leer sobre lo que expone el párrafo anterior, en el siguiente apartado "Cuando un Alma ingresa en la Tierra", del Tema 2, y algunos apartados más de los que le siguen en su misma página.

Subir
13) ¿Hay contradicción entre lo cristiano y lo reencarnatorio?

* * Desde lo reencarnatorio, lo espiritual alcanza a ser "comprensible".

      Entender los Principios que rigen la Reencarnación posibilita comprender de mejor manera las enseñanzas de Cristo e incorporarlas en nuestras vidas; no obstante, no todo el que cree en la Reencarnación acepta a Jesús en el sentido que lo acepta un cristiano.

      En los textos religiosos podemos encontrar expresiones en las que basarnos para apoyar el criterio reencarnatorio. Y también los hallaremos para desmentirlo. Todo va a depender de la óptica desde la que los interpretemos y la intencionalidad que llevemos al leerlos.

      Así pues, no es de extrañar la polémica que sobre esta cuestión suele aparecer. No es mi intención entrar en polémicas, sino aportar mi experiencia a aquellos que busquen un mejor entendimiento del proceso evolutivo de las almas.

      En marzo de 1999 edité un libro que venía a ser lo que su propio nombre indica: "Evangelio Unificado de Jesús el Cristo", guiado por la intención de esclarecer lo que de forma desordenada pretenden transmitir los cuatro evangelios sobre los que los grupos religiosos cristianos basan sus doctrinas. Los contenidos de dicho libro los pasé a formato web y han estado disponibles en la Red varios años. Con esto vengo a decir que no soy ajeno a la base esencial del cristianismo, pero que discrepo radicalmente con los modos tradicionales de llevarlo adelante, desde premisas de vida que contradicen los verdaderos cauces del alma.

Subir