> ir al Portal "Reencarnación" <
> ir a "Relación de Contenidos" <

Aquí tienes lo siguiente:


14) ¿Rigen la vida la pugna y vampirismo, o el Amor y Justicia?
* * El Compartirnos o "dar de lo que Somos" es el acto de la Vida.

15) ¿Existe el Libre albedrío, o todo está regido por un Destino?
* * Nuestro Libre Albedrío actúa desde dos niveles de Conciencia.
* * La Libertad: Una realidad de la Vida.

16) ¿Cómo dar más eficacia a nuestra conexión con los demás?
* * Nuestra respiración es el canal de interacción terrena.

17) ¿Cómo vivir sin sufrir emocionalmente una pérdida?
* * Cuanto tengamos "fuera" precisa de "tener dentro".

Regresa a "Relación de Contenidos" para pedir otros diferentes.

14) ¿Rigen la vida la pugna y vampirismo, o el Amor y Justicia?

* * El Compartirnos o "dar de lo que Somos" es el acto de la Vida.

      La vida se desarrolla en el acto del Compartirnos, pero el aferramiento que ejercemos hacia personas, cosas y situaciones, fruto del egoísmo que genera la ignorancia de nuestros propios valores y realidad viviente, nos lleva a sufrir el sentimiento de los efectos de la depredación y el vampirismo.

      La Justicia y el Amor son la única realidad viviente y alimentadora de todos los procesos de la vida. Todo cuanto ocurre tiene sentido en el proceso evolutivo personal de cada alma y, al mismo tiempo, en el colectivo al que forma parte.

      El caos y el desamor sólo son fruto de la contemplación parcial de la realidad viviente, que se aprecia entonces como desarmónica e injusta.


      La supervivencia del cuerpo no es el objetivo de la vida, pues éste no es más que un medio o herramienta (estructurada orgánicamente) para posibilitar la toma de conciencia de la realidad del alma que se expresa a través de aquel.

      Estamos acostumbrados a enjuiciar la vida en lo que ocurre a los cuerpos y circunstancias de éstos, y en todo caso a las posibilidades emocionales (sufrimientos o alegrías) que dimanan de aquellas. Mas debiéramos analizarla en función de lo que incide en el proceso en sí del alma y no de su condición carnal, temporal y caduca. Será de esta manera como percibamos que todo está regido por lo que cada cual precisa para definir la personalidad por la que está optando, y para forzar actitudes que contradigan las determinaciones o proyectos de su propia alma hacia sí misma.

      "Dar de lo que Somos", como Ley de vida, nada tiene que ver con lo que tendemos a hacer, el "dar de lo que tenemos". Con esto último no enriquecemos la Vida; sólo estaremos cambiando las cosas de lugar. Se trata de "dar de lo que Soy", de lo que me caracteriza, de lo que en definitiva pienso que es propio (propiedad) de mi personalidad. Y es así como percibimos que la Vida (los demás o las circunstancias de fuera) nos "quita".

      En todo hay un magnetismo energético (las cosas, personas y circunstancias son parcelas específicas de energía) que mueve las situaciones y circunstancias personales y colectivas, y que fuerza los sucesos que deben generarse para lo que llamamos evolución de la conciencia. Como suele operar desde los niveles del subconsciente, sin la intervención de la conciencia que nos posibilite su comprensión (porque no nos afanamos en cultivarla), achacamos sus efectos a causas ajenas injustas con apelativos de agresión, violación, vampirismo,...

      El aparente caos que percibamos en algo (en lo más minúsculo o en el macro universo), no es más que el fruto de una visión parcial de todo cuanto envuelve lo observado.

Subir
15) ¿Existe el Libre albedrío, o todo está regido por un Destino?

* * Nuestro Libre Albedrío actúa desde dos niveles de Conciencia.

      Lo que de nosotros decide y organiza los procesos por los que vamos a ir viviendo es algo mucho más grande que lo que percibimos que somos, y no actúa desde el nivel usual de conciencia en el que estamos mientras permanecemos encarnados.

      Las cosas físicas pueden verse como una programación del Destino, pero la realidad no es la cosa física por ocurrir, sino el cómo afecta a cada cual lo que está previsto que acontezca en cada instante, que nos afectará según hayan sido nuestras actitudes hasta ese momento. Es decir, que no será lo que afecte a lo externo (en lo que solemos fijarnos), sino en el impacto que debe ejercer en la estructura de la personalidad, no perecedera como su cuerpo físico y sus circunstancias.

      El Libre Albedrío de nuestra Conciencia física sí interviene en las actitudes de vida por las que optemos, y de ahí la responsabilidad encarnada sobre cómo vamos viviendo cada acontecimiento y circunstancia que nos llega o nos envuelve.

      En el nivel de la Conciencia interna del Alma es donde se vinculan los procesos de lo Individual y lo Colectivo. Uno sin el otro no tienen posibilidad de ser.

      Suele ocurrir también que no sepamos de las propias contradicciones que existen en nuestro interior y que dificultan muchas de nuestras pretensiones, culpándole a voluntades ajenas y no a nuestro propio albedrío el resultado de las mismas. El apartado que sigue a éste desarrolla lo que es la estructura múltiple de la personalidad humana.

Subir

* * La Libertad: Una realidad de la Vida.

      Nuestro ser mental está constituido por una cantidad innumerable de fuerzas psíquicas que se estructuran de modo análogo al de los diámetros que constituyen una esfera.

      La figura de la "neura de la personalidad" con la que yo muestro la personalidad humana, con doce vectores de diferente intensidad, representativos de cada una le las doce Facetas que contempla la Astrología, y que parten de un punto común a modo de vértice, donde cada vector apunta a uno de los 12 sectores de treinta grados que constituyen el plano circular, muestra la intensidad con la que el individuo vive cada una de aquellas doce fracciones del Todo de su personalidad humana, aunque con aplicación de diferente intensidad en algunos de sus vectores en circunstancias diferentes de su vida, según expresa también la siguiente figura.




      La personalidad resultante es aquella que define la característica psíquica del individuo.

      Nuestras limitaciones, y de ellas nuestra Falta de Libertad, surgen de la falta de posibilidades que dicha estructuración psíquica otorga, a raíz de la presencia de diversos factores contradictorios entre sí.

      Somos conscientes de muchas de nuestras posibilidades, pero no del antagonismo que dicha diversidad ocasiona, donde se encuentra la razón del no logro de nuestros deseos, suscitados en nosotros en momentos de eclipse en nuestra conciencia de los valores contrarios, pero que a la hora de pretender materializar nuestros deseos entran en juego. No por no recordar lo que hay de otras opciones en nuestro interior, éstas van a dejar de ejercer su influencia.

      Nuestro destino es obra de nuestro libre albedrío, pero éste se constituye como el resultante del actuar de todas esas fuerzas que han ido operando en nuestro interior, a la mayoría de las cuales olvidamos y es por lo que no comprendemos y a veces no aceptamos lo que son las circunstancias que nos depara aquel.

      La vida es regida por un "cosechar lo que se siembra", donde el acto primero es libre, aunque condicionado por lo que somos o hemos llegado a ser en cada momento, y donde nuestra propia voluntad, una vez alcanzado nuestro ser el libre albedrío donde se desarrolla ésta, es la única responsable de ello; y un segundo acto, forzoso, el de la cosecha, distante en el tiempo uno del otro en función del tipo de siembra y de nuestras posibilidades de uso y reconocimiento de la cosecha.

      De estos conceptos enumerados surge el de la privación de libertad con que se caracteriza nuestro juicio sobre la forma de desarrollarse la vida; mas cuando sabemos apreciar la voluntariedad que llevan los actos de nuestro subconsciente, enormemente más fuerte aún que nuestra conciencia, pero "nosotros" al fin y al cabo, observamos la perfección, justicia y bien que existe en los actos de la vida, tendentes todos a procurar el desarrollo superior de toda personalidad, de característica evolutiva y eterna como son todas las que se expresan en "La Vida" y que dan lugar a lo que conocemos como Universo.

      Ser libres consiste pues en "poder ser lo que somos". No consiste en "conseguir lo que pensamos", pues habrá otra parte de nosotros con cualidad de contradicción sobre lo anterior y que, haciendo ésta acto de presencia en nuestro fuero interno, dificultará nuestra realización deseada.

      El libre albedrío surge en el hombre como posibilidad de contradicción en nosotros mismos. No sufre contradicción el gato (en estado salvaje, no sujeto a la voluntad del hombre) ni el leopardo ni la serpiente; por eso no enferma ni psíquica ni fisiológicamente; sus traumas físicos tienen ausencia de sufrimiento, pues la acomodación a sus circunstancias no alcanza al traumatismo mental humano.


Subir
16) ¿Cómo dar más eficacia a nuestra conexión con los demás?

* * Nuestra respiración es el canal de interacción terrena.

      Al igual que nuestra primera respiración al nacer nos posibilita ingresar en la atmósfera terrestre y usar para nuestra evolución personal los valores inmersos en ella, respirar de las cosas, de los demás o de alguna circunstancia, permite conectar nuestra conciencia con la esencia de ellas, interaccionándonos mutuamente.

      Cada cosa, persona o circunstancia, posee su propia realidad de ser, su personalidad energética, y al situar nuestra mente en la respiración de sus valores, de sus energías, así como en la exhalación hacia ella de las nuestras, abre el canal emocional necesario para la interacción, la mutua influencia y, con ello, la percepción de sus valores esenciales.


      Si quieres profundizar más en las razones y en las posibilidades de desarrollo de la respiración como medio de interacción con tus situaciones personales o tus relaciones con los demás, te sugiero bajes de una de mis web el siguiente audiovisual (archivo ejecutable realizado con el programa Photodex ProShow Gold), que no precisa más que del sistema operativo Windows para poder ser reproducido en tu PC; web a la que se accede desde el link que tiene el título del propio audiovisual:
      "Meditación-Relajación", pistas 1 a la 8, 58 Mb

Subir
17) ¿Cómo vivir sin sufrir emocionalmente una pérdida?

* * Cuanto tengamos "fuera" precisa de "tener dentro".

      Tal como cada día tiene su noche para equilibrar la aplicación de nuestras energías físicas, mentales y emocionales, así cada situación vivida con elevación de nuestros estados anímicos, bien por logros profesionales, por alegrías compartidas con amigos, por entusiasmos en lo que desarrollamos de nuestras habilidades y, en definitiva, por todo cuanto nos aporta vivencias emocionales en el marco familiar, de amistad, profesional o social en general, precisa de compensarse con una "noche emotiva" reparadora, que nos desconecte lo más profundo posible de todo ello.

      Mas esa "noche emotiva" no consiste en vivir emocionalmente una noche, sino todo lo contrario, hacer "noche " en nuestra emotividad; desconectarnos de todo tipo de factor emocional. Y para esto es preciso que "nos vayamos" "hacia nosotros", es decir, que enfoquemos nuestra sensibilidad a percibirnos por dentro,
con el fin de aquietar nuestros estados emocionales, a serenarnos, a sacar de nosotros toda atención al mundo exterior.

      Esto nos va permitiendo tomar conciencia de cómo van siendo nuestras vivencias "fuera", de cómo van repercutiendo en nuestro ser, si creando dependencias o simplemente aplicándonos a experiencias de vida que enriquecen el sentido de la nuestra propia, además del aporte que podamos ir haciendo en la de otros.

      Si nos cultivamos en esas compensaciones de "volver a nosotros" cuando hemos estado "fuera de nosotros" atentos a factores de vivencias externas, las ausencias de esas situaciones no serán motivo de dolor, de sensación de "bajonas emocionales", de sentimientos de ausencias, ... Nos darán la posibilidad de ir siendo cada vez más dueños de nuestra persona y no estar pendientes ni dependientes de lo que vivamos con los demás. Habremos aprendido a "vivirnos a nosotros mismos", a captar la importancia de la paz que podemos alcanzar dentro de nosotros mismos, y la seguridad que ello nos da para afrontar posteriormente de una manera serena y consciente cualquier situación de nuestra vida.

      La imagen que aparece a continuación muestra esto gráfica y dinámicamente. Una vez leídos los textos que presenta, con un clic sobre el botón "Play" seguirá mostrando su contenido. El botón "Pausa" sirve para detener la reproducción y atender mejor a lo que vaya apareciendo.

Subir